English
 


 



sc Noticias
Inicio > Noticias
lineas
La Virgen de Candelaria visita Santa Cruz de Tenerife por quinta vez
Ampliar Foto

La Virgen de Candelaria visitará Santa Cruz de Tenerife y La Laguna del 12 al 27 de octubre de 2018, con motivo del 200 aniversario de la creación de la Diócesis de Tenerife. La primera semana permanecerá en la parroquia de la Concepción de Santa Cruz y el sábado 20 será trasladada hasta la Catedral de La Laguna.

La comitiva saldrá de la Basílica a las 7:00, y vendrá por la carretera del Sur hasta el Hospital de La Candelaria, donde habrá un encuentro con los enfermos y personal sanitario; luego, siguiendo el recorrido de costumbre, la Imagen llegará a la Alameda del Duque de Santa Elena, sobre las 20:00, donde se celebrará el acto de bienvenida.

En la despedida le será entregado el documento acreditativo del nombramiento oficial de Presidenta Honoraria y Perpetua del Cabildo de Tenerife, otorgado el pasado 28 de septiembre.

Desde que la imagen de Ntra. Sra. de Candelaria, talla medieval del siglo XIV, nombrada Patrona de Canarias en 1599, por el papa Clemente VIII, fue traída por primera vez a La Laguna en 1555, hasta que en 1826 desapareció en el temporal que azotó la isla de Tenerife del 6 al 9 de noviembre de 1826, fueron treinta y seis ocasiones en las que se trajo para rogarle que lloviese, impedir los ataques de corsarios y piratas, erradicar las epidemias de peste bubónica y fiebre Amarilla, evitar las plagas de langostas, etc. También se trajo para protegerla de  la erupción volcánica de 1705, y cuando se incendió el convento de Candelaria, el 15 de febrero de 1789.

La nueva imagen, nombrada Patrona General del Archipiélago Canario en 2009, por el papa Benedicto XVI, obra del escultor orotavense Fernando Estévez, en 1827, fue traída por primera vez a La Laguna en 1997, al cumplirse el 500 aniversario de la Fundación de la Ciudad, y para conmemorar el décimo aniversario del primer Sínodo Diocesano Nivariense, en 2009.

A Santa Cruz de Tenerife la Virgen ha venido en los años 1939, 1964, 1994 y 2002, siendo del próximo viernes 12 de octubre, la quinta vez que visita nuestra Ciudad.

Por lo común, la traída de la Virgen era decretada por el Cabildo Insular, atendiendo las súplicas del pueblo; para ello, se solicitaba su aprobación a la Autoridad eclesiástica y al Superior de los PP Dominicos de Candelaria, ante los cuales se levantaba acta, comprometiéndose a devolverla a su Santuario. Al llegar a la Ciudad, se extendía un acta de entrega, la cual firmaban las autoridades eclesiásticas y civiles.

La primera visita de la Virgen de Candelaria a Santa Cruz de Tenerife fue del 14 al 18 de mayo de 1939, en lo que se llamó Fiesta de la Victoria.

La comitiva salió de Candelaria acompañada de todas las autoridades civiles y militares de la Provincia que previamente habían asistido a la Eucaristía, celebrada a las 6 de la mañana, también la escoltaban 16 guanches y las cruces parroquiales de Güímar y Candelaria.

Al llegar a Santa Cruz de Tenerife, en la confluencia de las avenidas de las Asuncionistas y de Bélgica, le esperaba su Alcalde, Corporación y el Pendón de la Ciudad. Desde allí fue trasladada hasta la plaza de la Constitución, hoy La Candelaria.

El cortejo lo abrían los batidores y la banda de tambores y cornetas del regimiento de Montaña, así como una sesión de Caballería, seguidos de los Caballeros mutilados, Ayuntamientos de la Isla en Corporación, Falange, Cruz Roja, Hermandades, Cabildo catedralicio, Clero parroquial, y todas las parroquias de la Isla con Cruz alzada.

Precedían a la Imagen numerosas señoritas, unas ataviadas con la clásica mantilla y  otras con traje y velo blanco y una banda azul; así como las de Auxilio Social, Acción Católica, Falange femenina y Damas enfermeras de la Cruz Roja.

Detrás de la Virgen, iba el Prelado de la Diócesis y el Ayuntamiento de Santa Cruz en Corporación y con maceros.

La presidencia oficial la ostentaba el Comandante General, al que acompañaba el Gobernador Civil, el Jefe Provincial del Movimiento, el Comandante de Marina, presidentes de la Mancomunidad, del Cabildo y de la Audiencia; Fiscal, Rector de la Universidad, Jefes y Oficiales de distintas Armas y Cuerpos de la guarnición, y representantes de todos los Centros oficiales y Cuerpo consular.

Rendía honores una Compañía del Regimiento de Infantería 49, con banda de música, cornetas y tambores. La procesión la cerraba una danza de cintas, típica de las romerías, y una escolta de romeros ataviados típicamente.

La Misa de acción de Gracia por la terminación de la Guerra se celebró a los pies del monumento al Triunfo de la Candelaria, ante una plaza de La Constitución abarrotada de fieles; una vez terminada, la comitiva se dirigió a la parroquia Matriz, donde la visitaron más de 50.000 personas. En su marcha, el día 18 a las 4 de la tarde, toda la ciudad se volcó en despedirla.

La segunda visita tuvo lugar del 16 de octubre de 1964 al 28 de enero de 1965, formando parte de la peregrinación que tuvo lugar por todos los pueblos y barrios de la isla de Tenerife, realizada para recaudar fondos para la construcción del nuevo Seminario.

Al municipio de Santa Cruz de Tenerife llegó el sábado 26 de diciembre, celebrándose en el Hospital de la Candelaria la Misa con los enfermos. El domingo 27, el pueblo la recibiría en la plaza de España, donde tuvo lugar una Misa ofrecida por el Obispo.

El día 28, la Virgen Viajera comenzaría un peregrinar por todas las Parroquias de Santa Cruz, comenzando en La Cruz del Señor, visitando la Casa de Ejercicios y la Prisión Provincial en la avenida Benito Pérez Armas. El 29, recorrió las de Santiago Apóstol, San Gerardo, La Salud y Fátima, entrando en el Asilo de Ancianos. El 30, las de San Pablo y Sagrado Corazón, con paradas en el colegio de la Pureza y la clínica Zerolo. El día 31 se celebró una Misa en el parque García Sanabria.

El 1 de enero estuvo en la parroquia de San José. El día 2 visitó la de San Roque, en el barrio de la Alegría. El domingo día 3 estuvo en la de Ntra. Sra. del Carmen, en Valleseco. El 4, 5 y 6 visitó las de San Juan Bautista, en María Jiménez; la de San Andrés, y la de San Pedro Apostol, en Igueste de San Andrés. El día 7 la de Ntra. Sra. de las Nieves, en Taganana, a donde llegó por el camino de las Vueltas pues la carretera no se inauguraría hasta tres años más tarde.

El día 8 retornaba a la Ciudad, pernoctando en la parroquia de Nuestra Señora del Pilar. El domingo 10 fue llevada a hombros hasta la de San Francisco de Asís, en la que permanecería tres días. El 14, hubo diversos actos en las parroquias de María Auxiliadora y Cristo Rey. El 16 visitó las ermitas de Regla, San Sebastián y San Telmo, e hizo un alto en el colegio María Inmaculada, en La Salle.

El domingo 17, se celebró el solemne acto de despedida en la Iglesia Matriz de La Concepción. En su camino de retorno hacia la Basílica, el lunes 18 pernoctó en la de Santo Domingo de Guzmán, donde los trabajadores de la Refinería le realizaron una ofrenda. El día 19, la de San Fernando Rey, en el barrio de García Escámez. El 20, en la de San Martín de Porres, en el barrio de Chamberí, donde visitó la Casa Cuna. El día 21 la  de San Pío X. El 22 visitó las de San Antonio de Padua, San Luis Gonzaga, San Albino y Santa Clara (sin templo).

La tercera visita que la Virgen de Candelaria hizo a Santa Cruz de Tenerife fue del 15 al 28 de octubre de 1994, al cumplirse el V Centenario de la Fundación de la Ciudad.

A su llegada al Hospital de la Candelaria le esperaban los enfermos y personal sanitario, así como el profesorado y alumnado del Instituto Politécnico Virgen de la Candelaria, ya que ambos llevan con orgullo su sobrenombre.

Entró en Santa Cruz por la avenida Benito Pérez Armas. En su camino hasta llegar a la alameda del Duque de Santa Elena, todas las casas lucían gallardetes, banderolas y colgaduras en forma de corazón. Al asomar la Sagrada Imagen a la  explanada de la plaza de España, las miles de personas allí congregadas comenzaron a saludarla y cantarle, a la vez que los barcos surtos en el Puerto, adornados con sus empavesadas, hacían sonar sus sirenas.

A las 20:15, en la carpa preparada al efecto, el alcalde la nombraba Alcaldesa Honoraria Perpetua de Santa Cruz de Tenerife, depositando a sus pies el batón de mando y un pergamino con el acta de nombramiento. También el Cabildo Insular de Tenerife le concedió la Medalla de Oro de la Isla.

Desde allí fue trasladada a la iglesia de San Francisco, pues la parroquia Matriz de la ciudad -La Concepción- estaba en obras de restauración.

En su despedida, a pesar de la lluvia, más de 100.000 personas se volvieron a congregar en la plaza de España, junto con las primeras autoridades civiles y militares.

Ante el éxito de esta visita, el 15 de agosto de 2001, el onceno obispo de Tenerife, Felipe Fernández García, decretó oficialmente que a fin de favorecer el encuentro de todos con la fe y la experiencia eclesial a través de la Patrona de Canarias, cada siete años la Virgen peregrinará alternativamente entre las ciudades de Santa Cruz (capital de la isla) y La Laguna (sede de la diócesis).

La cuarta visita a Santa Cruz, del 12 al 25 de octubre de 2002, coincidió con el 113 aniversario de la Coronación Canónica de la Imagen, otorgada en una Bula del Papa León XIII, el 13 de octubre de 1889.

Después de celebrar la Eucaristía en su Santuario, fue traída hasta Santa Cruz, realizando su tradicional parada en el Hospital de la Candelaria, motivo de fe y esperanza para los enfermos allí establecidos. En esta visita la Virgen estrenó el “Yaya-móvil”, con una urna de metacrilato para protegerla.

En Santa Cruz, la recepción oficial tuvo lugar en la plaza de la Candelaria, donde todos los sacerdotes llevaban sobre su sotana una estola en la que se podía leer el lema de la visita: María, peregrina en la Fe.

Los fieles allí congregados la saludaron con una bandera de Tenerife que llevaba gravada la imagen mariana en una cara y en el reverso la del Hermano Pedro, mientras en la otra mano sostenían una vela a modo de candela.

En su despedida en la plaza de España, donde se había levantado un altar, todas las Autoridades civiles y militares, entre los que estaban los alcaldes de Santa Cruz, La Laguna y Candelaria, acompañados de miles de fieles, celebraron una solemne ceremonia en la que el recogimiento culminó con la entonación del Gloria, por la Coral de Santa Cruz, acompañada de la Banda Municipal.

En su camino de regreso a la Basílica, la agrupación lírico musical Gran Tinerfe le interpretó el Ave María en las escalinatas del Teatro Guimerá.


COMENTARIOS
El tono de los comentarios debe ser respetuoso. No se admitirán insultos ni faltas de respeto. El Moderador de los comentarios activará el comentario una vez lo haya revisado.



                                   © 2018 Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife | Consultas y Sugerencias | Mapa Web | Webmaster
Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife Gobierno de Canarias Turismo Canarias Cabildo de Tenerife Tenerife Disfruta de Todo Caja Canarias